El oligopolio de la publicación académica, pasado y futuro

Texto a propósito del artículo: Phelps, Richard. Challenging the Academic Publisher Oligopoly. The James G. Martin Center for Academic Renewal (blog), 16 de noviembre de 2022.

El sector de las revistas académicas comprende cientos de editoriales, pero sólo cinco controlan más de la mitad del mercado: Reed-Elsevier (Países Bajos), SAGE (Estados Unidos), Springer (Alemania), Taylor & Francis (Reino Unido) y Wiley-Blackwell (Reino Unido) con beneficios netos de más del 35%.

¿Quiere invertir en un negocio rentable? Podría considerar una de las cinco editoriales de investigación académica. Son muy rentables, o al menos lo han sido. El margen de beneficios es uno de los indicadores más accesibles del «poder de fijación de precios» de una empresa. Según The Economist, Elsevier obtuvo 1.100 millones de dólares de beneficios en 2010, con un margen de beneficios del 36%, más alto que el de Apple o Google, y muy superior a los de las revistas más exitosas (entre el 12 y el 15%). Sus márgenes superaron el 40 por ciento en 2013 y 2014. Wiley declaró un margen del 35 por ciento solo el año pasado.

Richard Phelps analiza el oligopolio de la publicación académica, pasado y futuro. «Durante décadas», escribe, «las editoriales académicas sufragaron al menos el considerable gasto de compilar, imprimir, comercializar y enviar copias físicas de las revistas. Sin embargo, con la digitalización, incluso esa carga ha disminuido. Pronto, la publicación académica podría acercarse a un estado de pura «renta económica»: vender un producto casi gratuito (para ellos) que los clientes quieren y no pueden comprar en ningún otro sitio».

Para ello, algunos de los académicos más preparados del mundo, que trabajan en algunas de las instituciones más prestigiosas, invierten miles de horas para crear los contenidos; los gobiernos y las fundaciones les subvencionan, con cientos o decenas de millones de dólares en pagos directos y servicios en especie; otros se ofrecen como voluntarios para revisar y editar, controlando así la calidad del producto sin cobrar; se le entrega gratuitamente, para que lo posean legalmente y tengan los derechos de autor, a pesar de no haber invertido nada; luego lo venden a los colegas y empleadores de tus voluntarios a un precio de monopolio.

También, según el escritor científico Stephen Buranyi cita al físico Adrian Sutton, del Imperial College (Londres): «Los científicos son esclavos de los editores. ¿Qué otra industria recibe sus materias primas de sus clientes, consigue que esos mismos clientes realicen el control de calidad de esos materiales y luego vende esos mismos materiales a los clientes a un precio enormemente inflado?»

Antiguamente, las revistas académicas gestionadas por las sociedades científicas servían de depósito de los resultados de la investigación: «Eran archivos científicos y no negocios de promoción de productos. Hoy, en cambio, los consejos de redacción seleccionados por editoriales con ánimo de lucro prefieren resultados de investigación nuevos o provocativos que llamen la atención de lectores y periodistas. Esto produce tanto el «sesgo de publicación» como el «p-hacking», por el que los editores prefieren los resultados positivos y los académicos siguen realizando pruebas estadísticas hasta que los obtienen. De este modo, el proceso científico se desarrolla al revés, con resultados que determinan las hipótesis de investigación».

He aquí tres de los argumentos más citados para afirmar que los editores distorsionan la ciencia.

1. La agrupación:

Las mayores editoriales académicas -el oligopolio- empaquetan sus productos en paquetes, al igual que hacen los proveedores de televisión por cable de Estados Unidos. Antes del streaming, el oligopolio de la televisión por cable estadounidense también disfrutaba de una amplia base de clientes cautivos que carecían de productos alternativos competitivos. En cada lugar, la televisión por cable podía obtener beneficios monopolísticos dentro de unos límites regulatorios que variaban de un lugar a otro.

2. Sesgo positivo:

Aunque las editoriales académicas en su conjunto han tenido poca competencia, sus revistas compiten entre sí por la atención y el estatus. Cuanto más célebre es el académico, mayor es el interés por contratarlo para un puesto editorial.

3. La marcada desigualdad en la difusión de la información:

Muchos académicos se sienten atrapados por la comercialización de las publicaciones académicas: su trabajo está atrapado detrás de un muro de pago incluso cuando consiguen publicarlo. Sin embargo, como en tantos otros aspectos de la vida, las soluciones tienden a estar más disponibles para algunos que para otros. Los académicos más prestigiosos pueden recibir financiación de ricos benefactores y fundaciones o puestos en centros de investigación financiados por el gobierno. Allí pueden acceder a sus propios presupuestos de publicación y sitios web, en los que ellos y sus colegas amigos pueden colgar publicaciones que están disponibles libremente para todos.

Hay algunas buenas noticias en este frente. Por un lado, el oligopolio está empezando a enfrentarse a la resistencia del pago de los precios que exigen. Así, la Universidad de California, informa Phelps, dijo recientemente «no» a las exigencias de Elsevier.

Y con casi todo digitalizado ahora, es imposible para los editores evitar que los artículos circulen. Phelps concluye: «La disponibilidad de copias electrónicas y de tantas soluciones para encontrarlas reduce la base de clientes reales de las editoriales a las bibliotecas universitarias que cumplen la ley y a los individuos que compran artículos individuales a precios muy superiores al coste marginal. Una vez que las bibliotecas universitarias puedan negociar con las editoriales académicas en igualdad de condiciones, el mercado de las publicaciones académicas será totalmente diferente.»

Tomado de Universo Abierto

 

Temas de cirugía para estomatología

Título: Temas de cirugía para estomatología

Autoría: Denia Morales Navarro et al.

Diseño: D.I. José Manuel Oubiña González y D.I. Patricia Rodríguez Bradman

ISBN 978-959-16-039-1

Año: 2022

Libro dirigido a los residentes de la especialidad de Estomatología general integral, quienes encontrarán, de forma ordenada, comprensible y profunda, los contenidos necesarios de cirugía y medicina bucal para su preparación como especialistas, además de un estricto apego a lo que corresponde en el plan de estudio de la especialidad. La organización lógica y coherente, la información actualizada y una razonada presentación de todos los aspectos científicos y técnicos de los contenidos tratados hacen de esta una obra de mucho valor, donde no solo se exponen conceptos, técnicas y procedimientos de la cirugía bucal, sino también, la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de entidades nosológicas que aparecen en la boca, los dientes, los maxilares y otras estructuras circundantes, lo que se complementa con la amplia iconografía de gran calidad sobre aspectos expuestos en el texto.

PDF (6,23 MB)    EPUB (12,5 MB)

Cómo citar esta obra:

Colectivo de autores. Temas de cirugía para estomatología. [Internet]. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2022. Disponible en: http://www.bvscuba.sld.cu/libro/temas-de-cirugia-para-estomatologia/

Ambiente químico y salud en el trabajo

Título: Ambiente químico y salud en el trabajo

Autoría: Enrique J. Ibarra Fernández de la Vega

Diseño: Ac. Luciano Ortelio Sánchez Núñez

ISBN 978-959-212-263-5

Año: 2007

La Química Sanitaria Ocupacional es una disciplina adscrita y aplicada a la especialidad médica de Salud de los Trabajadores, y se ocupa específicamente de la identificación, determinación, evaluación y control de la contaminación laboral por sustancias nocivas y de la exposición correspondiente de los trabajadores sometidos al riesgo. En la presente obra se exponen los elementos contemporáneos, rigurosamente fundamentados, que se requieren para la valoración y control del riesgo de exposición a los contaminantes químicos presentes en los ambientes de trabajo, así como la experiencia y los aportes acumulados en la temática, en cerca de treinta años, por los especialistas del laboratorio de Química Sanitaria Ocupacional del Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores (INSAT)de la República de Cuba.

PDF (2,25 MB)

Cómo citar esta obra:

Ibarra Fernández de la Vega EJ. Ambiente químico y salud en el trabajo. [Internet]. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2007. Disponible en: http://www.bvscuba.sld.cu/libro/ambiente-quimico-y-salud-en-el-trabajo/

Revista Cubana de Ortopedia y Traumatología Vol. 36, No. 4 (2022): octubre-diciembre(en progreso)

Revista Cubana de Ortopedia y Traumatología Vol. 36, No. 4 (2022): octubre-diciembre

Artículos recomendados:

Tratamiento multidisciplinario de fractura Le Fort I. Lya Magariño Abreus, et al.

MIPO con placa helicoidal en fractura de húmero. Renán Estuardo Vargas Morales, et al.

Injerto de tibia en defecto óseo postraumático en maxilar superior. Dianelys Molina Macias, et al.

Revista Cubana de Medicina Militar Vol. 51, No. 4 (2022): octubre – diciembre (en progreso)

Revista Cubana de Medicina Militar Vol. 51, No. 4 (2022): octubre-diciembre (en progreso)

Artículos recomendados:

Factores socio-laborales asociados al malestar psicológico en trabajadores sanitarios durante la pandemia por la COVID-19. Oscar Mamani Benito, et al.

Características y factores pronósticos de pacientes graves con infecciones adquiridas en la comunidad. Julio César González Aguilera, et al.

Factores asociados a recurrencia de crisis en la cirugía de epilepsia del lóbulo temporal farmacorresistente. Aisel Santos Santos, et al.

!Novedades en revistas científicas cubanas!

Algunas de nuestras revistas científicas han publicado nuevos números y artículos:

  • Revista Cubana de Angiología y Cirugía Vascular
  • Revista Cubana de Medicina Militar
  • EDUMECENTRO
  • Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud
  • Revista Cubana de Higiene y Epidemiología
  • Revista Cubana de Ortopedia y Traumatología

Puede conocer los detalles en la sección de Revistas y revisar los artículos recomendados.

The Predator Effect: Understanding the Past, Present and Future of Deceptive

Linacre, Simon. The Predator Effect: Understanding the Past, Present and Future of Deceptive Academic Journals. Against the Grain (Media), LLC, 2022.

Texto completo: ePub       PDF

Las revistas depredadoras -incluso el término es controvertido- han sido un problema molesto durante muchos años, y ciertamente han sido objeto de cobertura en Retraction Watch y en otros lugares. Nos complace presentar un extracto de un nuevo libro, The Predator Effect: Understanding the Past, Present and Future of Deceptive Academic Journals (El efecto depredador: comprender el pasado, el presente y el futuro de las revistas académicas engañosas), escrito por el veterano observador de la industria editorial Simon Linacre. Las citas del texto se encuentran en el libro, que está disponible en acceso abierto.

Los problemas a los que se enfrentan los autores con respecto a las revistas depredadoras pueden resumirse con la situación de un académico que este autor conoció en Kuwait a mediados de la década de 2010. Presionado por su institución para que publicara en revistas en inglés, presentó, pagó y publicó un artículo en una revista que posteriormente descubrió que era depredadora. Presa del pánico, preguntó a su superior qué debía hacer, y el comprensivo académico superior le aconsejó que volviera a publicar el artículo en una revista diferente y de mayor reputación.

Tomado de Universo Abierto

 

Publicación depredadora, importante comprender

El fenómeno de las publicaciones depredadoras es bien conocido gracias a la labor de Jeffrey Beall y otros que han destacado y popularizado el tema. En un nuevo libro titulado «The Predator Effect» (El efecto depredador), Simon Linacre se basa en su experiencia en la lucha contra las prácticas editoriales engañosas e insta al sector de las comunicaciones académicas a centrarse menos en la publicación depredadora como cuestión teórica y más en las repercusiones negativas que pueden tener las revistas depredadoras en el mundo real.

¿Qué hay en un nombre? Cuando decidió escribir un libro sobre las revistas depredadoras a principios de 2021, casi la primera decisión tomada por el autor, fue llamarlo «El efecto depredador». Después de trabajar en el mundo de la publicación académica durante casi 20 años y de conocer el fenómeno de las publicaciones depredadoras durante la mayor parte de ese tiempo. Simon Linacre sabía que el problema se había enredado en definiciones y discusiones sobre criterios subjetivos. Ya era hora de comprender el impacto real de las prácticas editoriales depredadoras.

Pero antes hay que abordar la definición de lo que significa realmente la publicación depredadora. Aquí es donde ha surgido parte de la controversia en torno a la publicación predatoria en el pasado, por un par de razones. En primer lugar, cuando Jeffrey Beall acuñó la frase en 2010, no la definió realmente como tal, sino que se limitó a destacar la estafa que suponen las revistas que piden a los autores que paguen una tasa de procesamiento de artículos (APC) por una publicación de calidad inferior. Utilizó el término «editoriales académicas de acceso abierto depredadoras potenciales, posibles o probables» en su sitio web, ya desaparecido, que contenía la Lista de Beall, pero esta descripción circular tampoco es realmente útil.

Un intento más exitoso de definir las prácticas depredadoras fue realizado en 2019 por Grudniewicz et al. como:

«entidades que priorizan el interés propio a expensas de la erudición y se caracterizan por la información falsa o engañosa, la desviación de las mejores prácticas editoriales y de publicación, la falta de transparencia y/o el uso de prácticas de solicitud agresivas e indiscriminadas».

Esta definición llevó al profesor Björn Brembs a la conclusión de que la mayor editorial del mundo, Elsevier, también podría definirse como editorial depredadora.

El problema de las revistas depredadoras ha sido igualmente descartado en el pasado, alegando que algunos estudios sobre la publicación depredadora han sido defectuosos, que hay peces más grandes que pescar en las prácticas de publicación académica y que la educación de los autores proporcionaría una respuesta. Sin embargo, el problema persiste, ya que más de 16.000 revistas figuran en la base de datos de informes sobre prácticas predatorias de Cabells, y la educación todavía tiene que avanzar, como demuestra el reciente estudio realizado en la India, según el cual el 41% de los autores académicos encuestados no conocían las revistas predatorias.

Definir o medir el problema es intrínsecamente difícil, dada la naturaleza turbia de las prácticas editoriales depredadoras, y esto ha llevado a otros a concluir que es mejor comprender el espectro de actividades que abarca la publicación depredadora, en lugar de obsesionarse con las definiciones. Pero la comunidad académica y otras partes interesadas en las comunicaciones académicas necesitarán más claridad para evitar con éxito tanto la publicación como la lectura de contenidos de revistas depredadoras.

Una parte interesada que evidentemente sí crees que las revistas depredadoras son un problema importante es la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos, que en 2019 determinó que la editorial OMICS International era culpable de defraudar a los autores que pagaban por publicar artículos en cientos de sus revistas, emitiendo una multa de algo más de 50 millones de dólares. El hecho de que esto represente un pequeño porcentaje de todos los APCs que han sido pagados a lo largo de los años por los autores a las editoriales depredadoras – a cambio de un pdf en un sitio web que casi nadie encontrará y aún menos leerá o citará – esto en sí mismo sugiere que el impacto de las revistas depredadoras ha visto al menos millones de dólares del dinero de los financiadores, las universidades y los autores ser desperdiciados.

El problema también ha provocado un sesgo en el comportamiento académico, especialmente cuando las revistas depredadoras se han colado en las listas oficiales de revistas en las que se anima a los autores a publicar. Si a esto se añaden los problemas personales de los autores que caen involuntariamente en las trampas de las editoriales depredadoras –que ahora se extienden a los libros, las conferencias y los eventos virtuales-, es innegable que el impacto del comportamiento depredador repercute en el mundo académico y en la difusión del conocimiento.

Sin embargo, quizá el verdadero «efecto depredador» sea el riesgo al que se expone la sociedad en general cuando las revistas que pretenden ser académicas y revisadas por pares presentan en cambio artículos que no han sido validados y contienen desinformación o «ciencia basura». En un estudio aún no publicado sobre una serie de revistas depredadoras que habían publicado artículos relacionados con el COVID-19, se descubrió que:

  • La mayoría de los artículos informaban sobre métodos preventivos para controlar la infección por COVID, modelos para predecir la propagación de la infección o medicamentos y vacunas para prevenir la propagación del virus o tratamientos para el COVID-19.
  • También se encontraron estudios que informaban del uso exitoso de hidroxicloroquina, cloroquina, ivermectina y tratamientos como la terapia de plasma de convalecencia, u otras terapias medicinales complementarias sin ensayos clínicos y con tamaños de muestra pequeños.
  • En un breve plazo de tiempo, el 85% de los artículos depredadores que investigamos recibieron al menos una sola cita, lo que es mucho más elevado de lo que habían mostrado estudios anteriores.

Se han puesto de manifiesto problemas similares en los casos en los que se ha publicado la experimentación con personas y animales sin ninguno de los controles de integridad habituales de los que se informa. Es en esta área donde el impacto de la publicación depredadora es quizás más claro, con artículos publicados en revistas depredadoras que también impulsan afirmaciones de teoría de la conspiración como que las antenas 5G causan que la gente se contagie de COVID -19. Estos pueden ser leídos, informados y amplificados por los medios de comunicación, contribuyendo significativamente a la «infodemia» de los últimos tiempos. Por lo tanto, aunque el problema de la publicación depredadora a menudo puede parecer remoto o difícil de cuantificar, el efecto de las prácticas depredadoras puede ser muy real.

Tomado de Universo abierto

  • Por secciones

  • Por fecha

    noviembre 2022
    L M X J V S D
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930